Historia de los toldos

Muchas veces, no nos damos cuenta del valor que tienen los objetos que tenemos instaurados en el d√≠a a d√≠a. Un ejemplo de esto, son los toldos. Muchos lo tenemos puesto, porque desde nuestra infancia lo hemos visto, y damos por hecho que es un elemento fundamental o necesario, al menos, en una casa, sin darle el valor que tiene. Para reivindicar esto, vamos a hablar de su origen.  

Desde el principio de los tiempos, el ser humano o los animales, hemos necesitado de sombra para resguardarse, con lo que hemos buscado toldos en elementos naturales desde nuestra existencia. Si hablamos del inicio del toldo como lo conocemos hoy, nos tenemos que remontar a Roma, es donde en el siglo I aparece un tipo de arquitectura textil que se utiliza para protegerse del sol. Es m√°s, si haces memoria, en m√°s de una pel√≠cula aparec√≠a instalado una especie de toldo que tapaba al emperador en los anfiteatros, pues bien, ah√≠ tenemos el inicio. A lo largo de los tiempos, ha recibido diferentes nombres, la misma evoluci√≥n que ha sufrido el nombre, tambi√©n lo ha sufrido la manera de instalarlo o los materiales con los que est√° confeccionado.  

En Espa√Īa, se empez√≥ a utilizar en torno a 1885 de manos de la f√°brica A. Fabre, suponiendo una revoluci√≥n, aunque evidentemente hubo muchos detractores. Cuenta la leyenda, que el due√Īo de Estape, que fue la empresa que dio una mayor difusi√≥n de este producto en nuestro pa√≠s, estaba tomando un caf√© en Par√≠s, y le fascin√≥ la idea de utilizar estos artilugios para poder disfrutar de tomar algo en la calle sin tener que sufrir la incomodidad del sol. Con lo que se convirti√≥ en un elemento necesario para cafeter√≠as o bares. 

Evidentemente la tecnolog√≠a tambi√©n ha irrumpido en la vida de los toldos. Desde la tecnolog√≠a fotovoltaica, como los materiales o la forma de producirlos, son par√°metros que m√°s han revolucionado el mundo del toldo.  

Ahora podemos encontrar tres tipos: 

El Punto recto: es el m√°s com√ļn de todos, se sujeta a la pared, pudiendo colocarlo gracias a unos brazos que le dan tensi√≥n y firmeza, tanto manuales o los motorizados.  

Stores: es el modelo m√°s b√°sico, ideal para los balcones m√°s peque√Īos, se sujeta en los brazos de una barandilla. 

Brazo Invisible: tiene un sistema de brazos extensibles, y abarcan una gran superficie. 

Todos los toldos ya hoy en d√≠a pueden ser motorizados o manuales, y gracias a la dom√≥tica podemos incluso programarlos para que se extiendan solos y empiezan a dar sombra a estancias cuando a nosotros nos apetezca. 

Como hemos dicho, en el inicio, fueron los bares los que apostaron por este elemento, pero hoy en d√≠a son muchas las casas que cuentan con ellos, generando pr√°cticamente una nueva estancia, o potencia alguna d√°ndola m√°s metros √ļtiles, sin tener que sufrir las inclemencias meteorol√≥gicas.  

Evidentemente, te recomendamos que te pongas en manos de profesionales (por ejemplo, estos, que son todo un referente en el sector de los toldos en Madrid), que puedan asesorarte, y poderte recomendar lo mejor para ti. Y después elige el que más te guste para tu hogar y a disfrutar. 

Deja un comentario