Sustituir y cargar gas refrigerante

Para poder hablar de la carga y sustitución de refrigerante, primero será preciso conocer qué es el refrigerante, cuáles son sus características, cuáles están permitidos ó prohibidos y quiénes y en qué condiciones están autorizados a manipularlos.

Los gases refrigerantes son fluidos que poseen ciertas propiedades: en concreto, su principal cualidad es la de absorber el calor, cambiando su estado líquido a gaseoso a ciertas temperaturas. Existen refrigerantes adecuados para cada situación: unos para congelar, otros para mantener refrigerado y otros para su uso en aire acondicionado. No obstante, la elección del refrigerante correcto puede llegar a ser complicada . Por un lado, se debe repetar la legislación vigente. Por otro lado, con cierta frecuencia, los refrigerantes son sustituidos por otros más modernos, con un menor impacto ambiental. Esto hace que vayan quedando obsoletos los más antiguos. A razón del impacto ambiental (generalmente pero no siempre), los nuevos refrigerantes son más escogidos, pagan menos impuesto (sí, los gases refrigerante tienen su propia -y escandalosa- tasa) y ocasionalmente pueden tener un mayor rendimiento.

Un instalador experimentado, no s√≥lo le sugerir√° el refrigerante m√°s com√ļn en el √°mbito necesario, sino que le informar√° de las tasas que deber√° pagar en base al gas escogido. En la actualidad, son muy comunes:

  • R-134a (refrigeraci√≥n)
  • R-410a (aire acondicionado)
  • R-404a , y con menores tasas:
  • XP-40 (refrigeraci√≥n y congelaci√≥n)
  • R-32 (aire acondicionado).

Deja un comentario